Comer bien se ha vuelto cada vez más complejo. Nos bombardean constantemente con las cosas que supuestamente debemos tomar (antioxidantes, ácidos grasos omega 3, ácido fólico, probióticos…) y las empresas de alimentación se encargan de crear productos que contienen estos elementos, acompañados con mensajes de supuestos expertos en nutrición que promocionan los nuevos productos ‘saludables’…

Sin embargo, con tanta información que tenemos hoy día; la salud de la gente en general es peor que nunca, los índices de obesidad, cáncer y otras enfermedades relacionadas con la dieta se han disparado en las últimas décadas. Michael Pollan, en sus libros (El dilema del omnivoro, En defensa de la comida) nos recuerda lo simple que es comer bien.

Su filosofía sobre la comida se puede resumir en 6 palabras: “Come alimentos, no mucho, principalmente plantas“. Analicemos cada uno de estos elementos:

  • Come alimentos: un alimento es algo que procede de la naturaleza, que es fácil de imaginar en su estado natural, y que tus abuelos reconocerían en sus tiempos (lo que elimina Kit-Kats, choco-crispies y otros sucedáneos de alimento, que son en realidad productos procesados dañinos para la salud). Cocina tus alimentos, no dejes que lo hagan las grandes corporaciones, porque les importa bien poco tu salud, su foco es manipular químicamente sus productos para hacerlos lo más adictivos posible (con el uso de savorizantes, exceso de azúcar, sal, grasas…). No comas productos que anuncien en la tele (cuándo fue la última vez que viste un anuncio sobre manzanas?).
  • No mucho: no te llenes en cada comida, aléjate de la mesa cuando estés al 80%.
  • Principalmente plantas: Tu alimentación debería estar basada en frutas y verduras, y sólo utilizar carne o pescado de manera esporádica.

Una alimentación simple es clave para una vida simple, y saludable.

Anuncios